Los partidos minoritarios y la ley 33-18

0
190

DE INTERÉS- Las implicaciones que encierra la ley 33-18, sobre la ley de partidos movimientos y agrupaciones políticas, son muchas para los partidos pequeños,  que tradicionalmente han ido aliados a los partidos mayoritarios. Hasta el momento de aprobarse la ley, no había ningún control para las alianzas y las reservas de candidaturas, lo cual fue reducido a un 20% en la referida ley.

En las elecciones pasadas el Partido de la Liberación Dominicana, se reservó todas las senadurías y diputaciones, así como una gran cantidad de alcaldías y regidurías,  lo que despojó a una gran cantidad de compañeros de candidaturas que tenían definidas a su favor. Lo mismo ocurrió, aunque en menor medida con el PRM, que cedió varias candidaturas ganables a sus aliados.

La recién aprobada ley de partidos consigna sólo un 20%, para reservas y alianzas, por lo que en el próximo proceso electoral, la situación será completamente diferente, haciendo que haya una variación de la estrategia de todo el conglomerado político nacional. Por ejemplo ya se habla de una tercera opción,  dirigida por el BIS de Peña Guaba, que plantea la unificación de todos los partidos minoritarios,  para llevar candidaturas comunes a nivel municipal y congresual.

La situación del bloque progresista en verdad se tornará un poco difícil,  ya que tendrán que llevar candidaturas propias o simplemente apoyar los candidatos del PLD, porque un 20% a nivel nacional, para las reservas internas y las alianzas,  no alcanzará para una gran distribución. Las posiciones uninominales, como las senadurías y alcaldías,  con escasas excepciones, brillarán por su ausencia a la hora de las negociaciones, limitándose a una que otra posición entre el amplio abanico de aliados.

Donde el PLD podría ser más generoso es en las regidurías y diputaciones, pudiendo cumplir algunos compromisos con el 20% que le permite la ley, lo cual tampoco será tan significativo como en tiempos pasados. Además  esas posiciones, regidurías y diputaciones, serán por el voto preferencial, lo que los llevará a competir con los candidatos del PLD en igualdad de condiciones.

Este panorama que se presentará en las elecciones del 2020, obligará a los aliados del Partido de la Liberación Dominicana,  a tener que llevar candidaturas propias en muchos municipios y provincias, lo que en cierta medida podría afectar los candidatos peledeistas. Esta situación en su momento deberá manejarse con mucho tacto y delicadeza política,  para evitar errores que provoquen la pérdida de muchas candidaturas de las uninominales.

Otra la realidad que se desarrollará como resultado de la nueva ley de partidos, es que prácticamente,  todos las aspirantes tendrán que ir a convención, competir en un proceso interno con el padrón de la Junta, que en realidad serán unas elecciones anticipadas. Esto implica que se terminó la época de los señalamientos de dedos, la imposición de candidaturas, ya que quien gane en las bases compitiendo,  no podrá ser excluido de la boleta, para favorecer a alguien que se ha mantenido al margen del proceso.

Los únicos que no participarán en los procesos internos, son los que sean favorecidos por el 20%,  como parte de la  cuota de la reserva o la alianza. Aunque si tendrán que participar con el voto preferencial, si aspiran a diputados o regidores.

Esta ley conllevará a un aumento significativo de los Alcaldes peledeistas y por lo tanto a una disminución de los Alcaldes de partidos aliados, lo que también ocurrirá con los regidores y diputados. Los partidos aliados han comprendido a tiempo esta realidad,  por lo que observamos un aumento de su proselitismo,  conformando desde ahora,  candidaturas propias en los lugares que tienen incidencia.

Los peledeistas debemos defender los Ayuntamientos dirigidos tanto por Alcaldes del PLD, como de cualquiera de los partidos aliados. Aquellos que sean escogidos en la cuota del 20% por alianza, contarán con nuestro apoyo absoluto, ya que es nuestro deber honrar los pactos que al más alto nivel realicen las autoridades del Partido.